AAEAAQAAAAAAAAujAAAAJGQ2ZDY2ODViLWIwY2QtNDc4OC04MDZmLTgyZmQ2YWMzZTE4NQ

Utilizando HR ANALYTICS para mejorar la experiencia del empleado…

Artículo original: Utilizando HR ANALYTICS para mejorar la experiencia del empleado…

Publicado el


Director de RRHH at Grupo Seidor // HR & Business Logic Consultant // WingWave ® Coach

¿Qué nivel de satisfacción laboral tienen sus empleados? ¿Cuántos desean marcharse? ¿Qué es lo que les motiva a ello? ¿Cómo valoran su experiencia laboral en la compañía? ¿Lo recomendarían a amigos? ¿se sienten orgullosos de trabajar en ella? Y la más importante, ¿Cómo impacta todo ello en la cuenta de resultados de la compañía? ¿Con que acciones puedo mejorar y por dónde empiezo?

Estas y otras preguntas son el día a día de la mayoría de áreas de HR y que llegan a niveles de dirección o gerencia cuando se plantean escenarios de por ejemplo malos resultados, alta rotación o fuga de talento.

Las encuestas de clima/satisfacción laboral, las entrevistas de salida o el análisis de necesidades y conductas de los perfiles, pueden aportar mucha información a la hora de dar respuesta a estas preguntas, conocer que soluciones tienen un mayor impacto así como marcar las prioridades y los pasos a seguir. (regla 80/20 de Pareto).

El principal reto pasa por conseguir transformar esos datos a información y posteriormente a conocimiento.

Otro de los retos a los que nos enfrentamos son los sesgos a la hora de interpretar esta información (cada uno ve lo que quiere ver) junto con el saber diferenciar que información es realmente útil y nos servirá en esa toma de decisiones.

Hoy por hoy contamos con muchas herramientas que nos ayudan a obtener estos datos, no obstante, aún son pocas las que consiguen pasar al siguiente nivel de información y diría que ninguna llega al nivel de transformación a conocimiento.

Éste es el punto fuerte en el que nos deberíamos centrar, aprender a integrar toda esta información cuantitativa y cualitativa que nos ofrecen las diferentes fuentes para dar respuesta a las necesidades de negocio.

Veamos algunos ejemplos ficticios del día a día con todo lo que nos permiten llegar a medir algunas herramientas:

ROTACIÓN

Análisis de rotación aparte, conocer el impacto en el nivel de productividad que tienen por ejemplo el deseo de abandonar la compañía nos ayudan a cuantificar el impacto en la cuenta de resultados.

En este caso podemos observar que la gente que tiene un nivel alto de deseo de marcharse (niveles 6,7) reduce de manera considerable el tiempo en el que está focalizado, se siente con energía, está comprometido o simplemente dedicado a sus tareas. En función del porcentaje de gente que tenemos en estos niveles (casi podríamos decir que en la rampa de salida) y sabiendo que bajan su nivel de productividad a ratios que van desde el 30%/50% sabremos la cantidad de dinero que estamos perdiendo como consecuencia de tener empleados con ese nivel de deseo de abandonar la compañía.

¿Conocemos los motivos reales que hace que una persona quiera dejar la compañía?, ¿Es el salario?, ¿Carga de trabajo? ¿El jefe? ¿Cómo impacta en el porcentaje de tiempo que están focalizados en el trabajo?

  • En este caso, el 59% de los casos en que tienen la percepción de que su actual empleo no encaja en sus planes de carrera se incrementa su deseo de marcharse.
  • En el 52% de los casos que desciende su nivel de motivación incrementa su deseo de marcharse.
  • El 40% de las veces que el empleado tiene la percepción que sus puntos de vista no son escuchados se incrementa su deseo de marcharse.
  • Expectativas, el 46% de veces que la realidad laboral del empleado no encaja con sus expectativas iniciales se incrementa su deseo de marcharse.
  • En este caso el salario solo tiene una correlación del 7% con el deseo de marcharse, no es significativa, con lo que no sería el motivo. (no quiere decir que el sueldo no sea importante, sino que en este ejemplo no hay correlaciones entre el salario y el deseo de abandonar la compañía)
  • Detectamos que tenemos un 6% de personas de la compañía que se encuentran en los niveles 6,7. Podríamos decir en este caso que este volumen de gente se encuentra a “medio gas”.

Con toda esta información podemos saber dónde está el principal motivo que impacta en mayor medida en el deseo de marchar de los empleados.

En la misma pregunta encontramos la respuesta con los pasos a seguir… ¿Su actual empleo encaja en sus planes de carrera?.

¿De cuántos de los empleados conocemos sus planes de carrera personales? ¿Cuáles son sus objetivos? En éste caso, conocerlos e intentar ajustarlos para hacerlos compatibles con los de la compañía será lo que hará reducir el volumen de gente que encuentra divergencias en este punto y por tanto disminuir su deseo de marcharse disminuyendo consecuentemente la rotación.

En este ejemplo podemos ver que a medida que vamos mejorando la percepción de nuestros empleados respecto al encaje de sus objetivos con los de la empresa, incrementamos el volumen de empleados que se encuentran en los niveles 6, 7 y reducimos los de los 4 niveles más bajos. De esta forma conseguiremos una mejora a nivel productivo.

¿Hasta qué nivel podemos llegar?

Podemos hacer el mismo ejercicio con todos los Items que medimos en los cuestionaros. Al final, de lo que se trata es de conocer como están correlacionados entre ellos para saber cómo impacta cualquier modificación de un Item vs el resto.

En el ejemplo siguiente podemos ver que en casi la mitad de los casos que conseguimos una mejora en la percepción del respeto por parte de su jefe, generamos más orgullo de la organización, reconocimiento por los objetivos conseguidos, más confianza en los líderes o más ganas de recomendarlo a un amigo.

¿Qué otro tipo de herramientas tenemos?

Otras herramientas que podemos utilizar serían las que nos ayudan a conocer las necesidades motivacionales que determinan las conductas de nuestros empleados. Aquí impactamos en varios puntos, desde un mejor autoconocimiento por parte del empleado (en dos niveles, tomar consciencia de como uno es y cómo es percibido), hasta conocer las herramientas que necesitan para una mejor adecuación de su puesto de trabajo en función de un perfil ideal.

Si además, conseguimos combinarlo con sus puntos fuertes y sus motivaciones (objetivos vitales) tendremos un “matching” ideal que impactará de manera importante en su realización personal y en consecuencia, en beneficio para la compañía.

Veamos un ejemplo con la herramienta PREDICTIVE INDEX:

Equipo de 6 personas que tienen que desempeñar un rol generalista en un área de HR, la línea naranja sería un perfil ideal que deberían tener estas personas en función de las tareas que tienen que realizar. La línea azul sería la combinación de cómo son como equipo. Vemos que hay bastante encaje en A (dominancia), C (paciencia), D (formalidad). Pero hay una divergencia en la B (extroversión). En este caso, por el rol que desempeñan este equipo ser requiere que sean percibidos como más extrovertidos.

El matiz de que sean percibidos es muy importante ya que no se trata de utilizar la herramienta para discriminar sino todo lo contrario, dar herramientas para conseguir que los miembros del equipo sepan cómo tienen que hacer para ser percibidos como extrovertidos. Como lo podemos conseguir??

Cualquier cambio de conducta responsable comporta que una persona vea claro lo que tiene que hacer, sepa que esa tarea la implica personalmente y sienta que tiene el control para llevarla a cabo.

1º- Tomamos consciencia de esa necesidad de ser percibidos de esta manera, con lo que sabemos que se espera de nosotros en este aspecto.

2º- La extroversión está relacionada con el empuje de interactuar socialmente con el resto. Obtener la energía desde la conexión emocional con la gente. Persuadir para conseguir los objetivos a través de la gente.

La solución pasaría por conocer mejor cuáles son las necesidades, las motivaciones y el propósito del otro. Solo preguntado ya empezamos a conectar con lo que ya estamos mejorando la percepción de la otra persona en este aspecto.

Otras cosas que podemos hacer….

¿Qué puedes hacer para reconocer y comprender mejor los puntos de vista de los demás? Preguntar!

¿Cómo podrías expresar más tus puntos de vista? Podríamos hacer presentaciones de nuestra área de “expertise” y encontrar el canal en el que mejor nos hacemos entender.

¿Cómo puedes mostrar mayor habilidad para comunicarte de forma persuasiva con otros? Reciprocidad, coherencia, simpatía….

Conclusión

A día de hoy existen herramientas que nos pueden ayudar a conocer mejor a nuestros empleados con lo que ya no tenemos excusas para no ubicar al empleado en el centro del negocio. Al final el éxito pasa por dominar la estrategia, el modelo de negocio y la cadena de valor de nuestra compañía (básicamente conocer cómo impacta, por tanto, como hace ganar dinero cada uno de sus empleados), haciéndolo compatible con los objetivos vitales de cada uno de ellos. Cuanto mejor consigamos ese equilibrio, mejores resultados obtendremos.

El jueves 6 de Abril se realizará un workshop en Barcelona. El objetivo pasa por aprender a dar respuesta a las preguntas iniciales del post. Conocer cómo medir, cuantificar y calcular el impacto en la cuenta de resultados. De esta manera aportamos un poco de “tangibilidad” a las acciones de HR y siempre será más fácil mostrar el valor que se aporta cómo área. La participación en el taller incluirá la oportunidad de conocer y utilizar alguna de las herramientas explicadas en el post.

Si estás interesado o necesitas cualquier tipo de información contáctame vía Linkedin y te comento con detalle.

Feliz semana!

viernes-esperta

Los viernes en ESPERTA

Te presentamos

Los viernes en ESPERTA

Charging the future of HR

GRATUITOS y abiertos de forma exclusiva a los clientes de ESPERTA
10 talleres monográficos basados en temáticas de actualidad donde nuestras metodologías aportan potentes soluciones transformadoras.
Objetivos:

  • Potenciar la aplicación del PI® como solución transversal en HR.
  • Incrementar el valor percibido que HR aporta al business.
  • Compartir las best pratices entre profesionales de HR.

Reserva también en el (+34) 902 31 32 35 o enviando tus datos y los talleres a los que deseas inscribirte a mcolomina@esperta-asociados.com

¿Qué son Los viernes en ESPERTA?

Descarga el documento
motivacion

Motivación y desempeño

Todo comportamiento está motivado.
Nadie hace nada (se comporta) sin una motivación previa.

Pero, los mismos estímulos no motivan por igual a todas las personas. Al contrario, cada individuo tiene su particular manera de percibir el entorno y sus necesidades motivacionales son únicas. Es decir, dos personas de la misma organización y en la misma situación jerárquica, pueden tener percepciones muy distintas del contexto en el que se mueven, y motivarse de forma diferente.

Es extremadamente difícil, para la mayoría de nosotros, conocer y comprender las necesidades de los demás.

¿Cómo puede un directivo motivar a otras personas, si desconoce sus necesidades individuales?

El PREDICTIVE INDEX® mide las necesidades motivacionales de la persona, aquello que inicia su conducta y la mueve a la acción, como resultado de su condicionamiento.

CUANDO LAS NECESIDADES DEL INDIVIDUO ESTÁN CUBIERTAS, ESTÁ MÁS MOTIVADO, ES MÁS PRODUCTIVO Y ESTÁ MÁS SATISFECHO.

La gente se siente motivada por las oportunidades de poder satisfacer las necesidades que ellos consideran importantes y significativas. En cualquier negocio, la gente motivada es más productiva que la que no lo está. Esto significa que la motivación de la plantilla tiene una relación directa con la rentabilidad del negocio.

Las necesidades difieren mucho según los individuos. Un directivo debe saber reconocer y entender las necesidades particulares de sus colaboradores si quiere motivarlos y conseguir que sean más productivos. El Predictive Index® es una fuente de información específica sobre las necesidades motivacionales básicas de cualquier individuo. El directivo que disponga de dicha información la utilizará eficazmente si a la hora de negociar se pregunta primero “¿Qué necesita esta persona?”. La respuesta está en su perfil PI®.

 

negocios

Negocios arriesgados

El tema del riesgo ha fascinado siempre tanto a líderes empresariales como a psicólogos. En los últimos años, en diversos sectores industriales tales como servicios financieros, energía y transporte, hemos visto el impacto profundo que causa el juzgar mal una situación: tomar una decisión arriesgada puede tener resultados negativos. Para los empleados, los equipos de trabajo y las organizaciones en su conjunto, tomar demasiados riesgos sin duda puede ser problemático. Sin embargo, en una economía global en constante cambio e híper competitiva, no asumir riesgos también puede ser problemático.

Después de todo, ¿qué empresa quiere perder la carrera de la innovación o ser pillada desprevenida como competidor clave?

Hay dos errores fundamentales que un gerente puede cometer:

  1. Hundir la embarcación – Este tipo de error se produce cuando el líder corre un riesgo inadecuado e ilógico, y termina dañando el negocio a causa de su irreflexiva apuesta. Un ejemplo de este tipo de error podría ser la decisión de cambiar la exitosa fórmula de la Coca-Cola y poner en marcha una “New Coke”.
  2. Perder el tren – Este tipo de error se produce cuando el líder pierde una oportunidad por ser demasiado prudente o conservador. Un error de este tipo también perjudica al negocio, a menudo por la desaceleración de su crecimiento y de su capacidad para generar nuevos ingresos. Un ejemplo de este tipo de error puede ser el fracaso inicial de la industria editorial para comprender y responder a la llegada de los lectores electrónicos como el Kindle, Nook y el IPAD.

Muchos de nuestros clientes en todo el mundo tratan de calibrar la cantidad y tipo de riesgo que quieren que sus líderes y otros empleados asuman.  El Predictive Index ® ofrece una visión especial y única en este importante tema. Consideremos por ejemplo el perfil alto A/bajo D del PI que se muestra a continuación:

El Alto A / Bajo D puede ser descrito como:

Énfasis en independencia, individualismo, auto confianza, amplitud de pensamiento generalista, inflexibilidad para conseguir sus metas, firme en sus decisiones (algunas veces con cierta arbitrariedad), aventurado y confiado tomando la responsabilidad del riesgo, resistencia a las normas y a la autoridad, determinación para hacer las cosas a su manera. Delega detalles con facilidad, confortable con innovaciones de alto riesgo, y no muy apegado a los planes y las políticas establecidas. Desinhibido en cuanto a su manera de expresarse, y con dificultades para trabajar bajo estrecha supervisión.

Piense en las consecuencias de poner a una persona con estos rasgos de personalidad en una posición de control y responsabilidad dentro de una industria de alto riesgo como el transporte, la minería o la agroindustria, donde las consecuencias de una desviación en el proceso establecido y probado son potencialmente trascendentales, por lo que la improvisación  debe ser evitada.

En contraste con este perfil, veamos ahora tres ejemplos de perfiles que evitan el riesgo (Alto D / Bajo A) y buscan la máxima seguridad. Se trata del perfil de los top performers que se ha obtenido en estudios de validez realizados por clientes del PI.

El primer estudio estadístico de validez que correlacionó el PI y los accidentes, se hizo en 1974. Este estudio correlacionó los perfiles de 87 conductores de camiones cisterna con remolque, con su tasa de accidentes imputables. El estudio encontró fuerte evidencia estadística en que los conductores Bajo A y Alto D tenían la tasa más baja de accidentes imputables: 20 de los 22 conductores en el estudio con esta combinación de Factores, no tuvieron accidentes en un período de tres años Estudios posteriores realizados con conductores de autobús del transporte público y privado, en USA y Canadá, confirmaron esta conclusión.

Recordemos que una combinación D>A extensa, sugiere comportamientos tales como ser cuidadoso, prudente y conservador, con el deseo de trabajar “siguiendo las normas establecidas”, preciso y cuidadoso con los detalles, para proteger a la empresa de los daños, el riesgo y el error. Esto es obviamente un “perfil de aversión al riesgo” muy diferente a un perfil con una combinación A>D muy extensa.

Independientemente del sector industrial la manera en cómo los Analistas y su empresa definen, analizan y abordan la cuestión del riesgo tendrá un impacto importante en los resultados del negocio. El Predictive Index puede ayudar a su empresa a tomar decisiones más inteligentes y bien informados acerca de este concepto fundamental.

directiva

La función directiva y el Predictive Index® (PI®)

En los años 50, un joven investigador americano, Arnold Daniels, creó una técnica que proporciona a los directivos una información de sus colaboradores y de sus organizaciones que les facilita dirigir a esas personas y organizaciones de una manera más racional y objetiva. Un creciente número de empresas de todo el mundo han hallado en el PI® una valiosa herramienta de desarrollo y crecimiento de la productividad de sus negocios.

El PI® es un sistema que implica personas. Al decir la palabra “personas”, enseguida pensamos que se trata de una herramienta para el departamento de RRHH, pero no para los directivos. Y eso es así, porque se considera que las personas constituyen el “negocio” de los departamentos de RRHH, mientras que el “negocio” de los directivos y managers es la producción, el marketing, las finanzas, las ventas, las compras o responsabilidades similares que constituyen el “negocio” real y el que proporciona la rentabilidad y el crecimiento. ¿Correcto?… ¡No! … equivocado.

Es verdad que los departamentos de RRHH se benefician de la utilización del PI® ya que les ayuda a identificar y seleccionar a las personas más adecuadas… pero normalmente es aquí dónde acaba su responsabilidad. Las personas que ellos seleccionan no trabajan en el vacío, sino en un entorno. Es sorprendente la poca consciencia que tienen muchos directivos de que ellos mismos constituyen una parte crítica de ese entorno. Cuando se refieren al “entorno” hablan de aspectos físicos y tangibles y raramente hablan de estilos de comunicación, actitudes y valores. Una vez RRHH ha hecho su mejor trabajo reclutando o promocionando, son los directivos y sus encargados y supervisores quienes tienen la responsabilidad de motivar, alentar y conseguir la mayor calidad y productividad de sus subordinados.

Pocos directivos están en esa posición gracias a su comprensión e interés por las personas, sino por muchos otros motivos: porqué saben mucho sobre marketing o finanzas y a lo largo del tiempo han demostrado competencia y habilidad para manejar dichas materias. Al principio de sus carreras hacían esas cosas ellos mismos. Si las hicieron bien, escalaron posiciones en su organización y, con experiencia, continuaron aprendiendo más. Pero a medida que iban aumentando sus responsabilidades, su habilidad para hacer el trabajo por sí mismos fue siendo cada vez menos y menos importante o útil y empezó a ganar importancia su habilidad para comunicar a sus empleados sus conocimientos y su habilidad para estimularlos y motivarlos a hacer su trabajo tan bien cómo lo hacían ellos.

En el rol directivo, hacer el trabajo uno mismo pierde importancia y, en cambio, lo que pasa a ser más crítico del rol es ser responsable de la productividad y calidad del trabajo de otros. Esto es lo que demanda la mayor inversión de tiempo y energía de un directivo.

Sin embargo, la mayoría de directivos han tenido pocas oportunidades de aprender algo realmente práctico, útil y específico sobre las personas, su conducta, sus necesidades, su motivación.

Los ejecutivos emplean más tiempo en tratar a la gente y en tomar decisiones relacionadas con el personal, que en cualquier otra cosa – y así debe ser. Ninguna otra decisión tiene efectos más duraderos y, a la vez, más irreversibles. Sin embargo, se toman decisiones sobre contratación de personal, promoción y ascensos con un método equivocado. Si se pudiera llevar la cuenta, veríamos que a lo sumo, la tercera parte de dichas decisiones tienen un buen resultado, otra tercera parte tienen un mínimo efecto, y la restante tercera parte son un completo fracaso. En ninguna otra área gerencial se aguantarían unos resultados así.

Peter F. Drucker
How to Make People Decisions, Harvard Business Review

 

Arnold Daniels decía que en su experiencia, Drucker se había quedado corto ya que solo se refería a contrataciones y promociones. Pero si incluyéramos todo tipo de decisiones referidas a personas el porcentaje es mucho peor.

¿Por qué? Una de los principales motivos por el que personas inteligentes y con buenas intenciones fallan en sus juicios sobre otras personas constituye un problema universal: todos los seres humanos somos subjetivos en nuestra percepción de los demás. Todos vemos nuestro entorno a través de nuestros filtros personales, con nuestra experiencia, cultura, educación o valores a los que hemos estado expuestos. Algunos somos más o menos objetivos, pero todos somos subjetivos y vemos aquello con lo que nos sentimos mejor, lo cual a veces tiene poco que ver con lo que realmente hay ahí. Por eso nos equivocamos al hacer juicios sobre las personas. Somos mucho mejores haciendo juicios y tomando decisiones sobre cosas o hechos, porque en estas ocasiones disponemos de información objetiva y realista.

Cuando hacemos juicios o tomamos decisiones sobre personas, disponemos de alguna información cómo la formación que la persona ha recibido o que experiencia laboral ha tenido. No siempre esa información es decisiva, pero al menos es una información objetiva. Pero, ¿Qué hay de toda esa información sobre la persona que también tenemos que considerar y necesitamos saber y que probablemente sea la más importante a largo plazo para predecir su éxito?

Nuestra subjetividad hace muy difícil juzgar de forma precisa. El conocimiento que obtenemos a través de la observación y de la experiencia de trabajar con un individuo a lo largo del tiempo, es muy valiosa pero este conocimiento no siempre está disponible para el directivo o para la persona que tiene que tomar la decisión. Me refiero a una larga lista de cuestiones cómo: iniciativa, sentido de la urgencia, respeto por la autoridad y los estándares, adaptabilidad, seguridad personal, atención a los detalles, cooperación, habilidad social, apertura al cambio y a las nuevas ideas, capacidad de análisis, empuje competitivo, respuesta a la presión, tolerancia al riesgo, empatía y facilidad de conectar con los demás, motivación por el reto, paciencia, independencia, resolución de problemas, potencial de liderazgo, etc.

En cada trabajo, la combinación de algunas de estas cualidades es crítica para el éxito. Claramente ningún individuo puede tener todas esas habilidades y ningún trabajo requiere de todas ellas. Pero alguna de esas características definen la personalidad de cada individuo y algunas de ellas definen los requisitos de cada trabajo.

La pregunta es, ¿cómo obtenemos esta información específica, objetiva y precisa sobre las personas y su potencial? El Predictive Index® lo consigue de forma fácil, eficaz y rápida. Mide una amplia variedad de comportamientos relacionados con el trabajo y soluciona el problema de nuestra propia subjetividad haciendo esas mediciones de forma objetiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies